lunes, 20 de diciembre de 2010

Apología del esfuerzo


Buscando texto para retomar la práctica del comentario he dado con uno que pondera las virtudes del esfuerzo. Me parece una reflexión interesante, no sólo por las consecuencias que ha tenido para el sistema educativo haberlo despreciado, sino también porque vosotros ahora estáis en un curso de especial complejidad donde a veces sentís que las fuerzas flaquean.

Tenéis que comentar el texto de la página 12, “Felicidad, virtud y libertad”, de Juan Pedro Viñuela Rodríguez, publicado en el fanzine mensual de diciembre que distribuye el grupo de profesores de “Deseducativos”:





Realizad las siguientes actividades:
  • Resumen del texto
  • Justificación de la coherencia del texto (tema y estructura)
  • Intención del autor (función principal y secundarias)
  • Nivel de lengua y registro empleados
  • Recursos lingüísticos y estilísticos que refuerzan el tema
  • Conclusión
Recordad que todas vuestras afirmaciones  deben estar apoyadas con ejemplos del texto y que debéis citar líneas entre paréntesis.

jueves, 16 de diciembre de 2010

La poesía de Federico García Lorca

 

Con este tema cerramos el bloque de Literatura por el momento. En esta ocasión nos apoyaremos en los apuntes que os enlazo a continuación. En ellos encontraréis una oportuna selección de poemas para comprender las claves de nuestro poeta.

Para completar la visión, nada mejor que el apoyo documental de estos vídeos:






Fijaos en la actualidad que tienen estos versos de Lorca. Cuando viajó a Nueva York en 1928 estaba a punto de estallar una de las mayores crisis financieras de alcance mundial. Con imágenes alucinadas, deudoras del Surrealismo, Lorca describe un desolador amanecer en una ciudad hostil que simboliza la civilización materialista y deshumanizada donde los más débiles están condenados a sufrir. ¿Qué diría Lorca del capitalismo salvaje que se ha adueñado de nuestro mundo y de nuestras vidas?

La aurora


Autorretrato en Nueva York

La aurora de Nueva York tiene
cuatro columnas de cieno
y un huracán de negras palomas
que chapotean en las aguas podridas.

La aurora de Nueva York gime
por las inmensas escaleras
buscando entre las aristas
nardos de angustia dibujada.

La aurora llega y nadie la recibe en su boca
porque allí no hay mañana ni esperanza posible.
A veces las monedas en enjambres furiosos
taladran y devoran abandonados niños.

Los primeros que salen comprenden con sus huesos
que no habrá paraísos ni amores deshojados;
saben que van al cieno de números y leyes,
a los juegos sin arte, a sudores sin fruto.

La luz es sepultada por cadenas y ruidos
en impúdico reto de ciencia sin raíces.
Por los barrios hay gentes que vacilan insomnes
como recién salidas de un naufragio de sangre.


(GARCÍA LORCA, Federico:  Poeta en Nueva York)

Poema en audio: La aurora de Federico García Lorca por Carmen Feito Maeso