jueves, 21 de enero de 2010

La búsqueda del interlocutor


"Hace ya casi treinta años, Carmen Martín Gaite publicó un libro de ensayos, La búsqueda de interlocutor, que, como ella misma indica, se ha convertido en una referencia inevitable para todos los interesados por sus ficciones. Hay una buena razón para ello: lo que, en principio, era un feliz título, tomado de uno de los textos recopilados, viene a resumir una preocupación central del conjunto de su narrativa. Y aun diría que de una actitud existencial que la lleva siempre a salir de sí misma y a confrontarse con otro o a dirigirle un mensaje en solicitud de respuesta, verbal o de otra clase.

Tan arraigado debe de estar este impulso en Martín Gaite que lo transmite a sus escritos. En las novelas, los personajes hablan mucho (en el diálogo se halla una de las mejores cualidades de la autora) y observan con cuidado las reacciones que sus hechos, gestos y palabras provocan. Respecto de sus estudios, la propia escritora explica cómo su investigación sobre Melchor de Macanaz tomó el giro definitivo del cual salió una excelente monografía cuando sintió que el proscrito ilustrado le exigía convertirse en albacea de su memoria. Son rasgos de esa imperiosa necesidad de comunicación presente a lo largo de la obra entera de la salmantina.Meditaciones de la escritora sobre la necesidad de espejo y de interlocución dieron lugar al mencionado libro, bastante pequeño en su primera salida, algo ampliado en una segunda, y que hoy se presenta muy crecido en esta tercera edición con treinta textos variados tanto por la forma como por los asuntos. Unos tienen una andadura pausada mientras que otros tienden a la síntesis propia de las reducidas dimensiones del artículo de prensa. También ofrecen diversidad de motivos, dentro de la temática central señalada, a partir, en todos los casos, de experiencias personales".


(SANZ VILLANUEVA, Santos en El Cultural.es. Lee el artículo completo)
"Ya en el artículo "La búsqueda de interlocutor", publicado doce años antes en Revista de Occidente, Carmen Martín Gaite expuso el problema del receptor como el determinante último de la comunicación: "La del interlocutor no es una búsqueda fácil ni de resultados previsibles y seguros, y esto por una razón fundamental de exigencia, es decir, porque no da igual cualquier interlocutor" (Martín Gaite, 1973: 19). Por otro lado, la autora afirmaba en una entrevista que "si uno pudiera encontrar el interlocutor adecuado en el momento adecuado, tal vez nunca cogiera la pluma. Se escribe por desencanto de ese anhelo, como a la deriva, en los momentos en que el interlocutor real no aparece" (citada en Ciplijauskaité, 1988: 121, nota 65)"

En este fragmento de una entrevista realizada en el programa "A fondo" la escritora destaca la importancia de la conversación. La novela que nos ocupa este trimestre, El cuarto de atrás, surge del diálogo con un interlocutor ideal, ese hombre de negro que irrumpe en la noche y va permitiendo que surjan los recuerdos y evocaciones en libertad que conforman finalmente la novela:





Es una delicia escuchar y ver la entrevista completa. Constituye un acercamiento a su biografía personal y literaria de primera mano. Puesto que tienes que aprender esta información, no renuncies a hacerlo a través de este testimonio único, el de la propia escritora.




Imagen: Chema Madoz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada