jueves, 16 de febrero de 2012

Indignados


Dado que los motivos de indignación son cada vez mayores, el alegato de Stephen Hessel para que los jóvenes principalmente y la sociedad en general reaccionen y despierten de su letargo sigue siendo una referencia.

Me sorprendía recientemente al comprobar que mis alumnos ni siquiera conocían a este nonagenario francés que fue el germen de la indignación que sacudió Europa la pasada primavera.
Pero ¿en qué mundo vivís?

Stephen Hessel fue un activo luchador de la resistencia francesa.  Fue capturado y torturado por la Gestapo en 1944, después deportado a Buchenwald en donde dos días antes de ser ejecutado puedo escapar al destino cambiado su identidad por la de otra persona fallecida. Escapó, fue capturado, volvió a escapar... Ha tenido una vida de película y una frase como lema:"Sólo es hombre quien se compromete". Ingresó en Naciones Unidas siendo uno de los redactores de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

¡Indignaos! es un breve panfleto político que revolucíonó primero Francia y después Europa covertido en un inusual éxito de ventas y todo un fenómeno social. El boca a boca y la difusión en las redes ha contribuido al calado de un mensaje directo que apela al lector desde el mismo título.

Este es el fragmento que escogí para el examen de comentario de texto:

  
“Se tiene la osadía de decirnos que el Estado ya no puede asegurar los costes de estas medidas sociales. Pero cómo puede faltar hoy dinero para mantener y prolongar estas conquistas, cuando la producción de la riqueza ha aumentado considerablemente desde la Liberación, periodo en el que Europa estaba en la ruina, si no es porque el poder del dinero, combatido con fuerza por la Resistencia, no ha sido nunca tan grande, tan insolente y tan egoísta con sus propios servidores, incluso en las más altas esferas del Estado. Los bancos, una vez privatizados, se preocupan mucho por sus dividendos y por los altos salarios de sus dirigentes, no por el interés general. La brecha entre los más pobres y los más ricos no ha sido nunca tan grande, ni la búsqueda del dinero tan apasionada.
El motivo principal de la Resistencia era la indignación. Nosotros, veteranos de los movimientos de resistencia y de las fuerzas combatientes de la Francia libre, llamamos a las jóvenes generaciones a vivir y transmitir la herencia de la Resistencia y de sus ideales. Nosotros les decimos: tomad el relevo, ¡indignaos! Los responsables políticos, económicos e intelectuales, y el conjunto de la sociedad no deben dimitir ni dejarse impresionar por la actual dictadura de los mercados financieros que amenaza la paz y la democracia.
Os deseo a todos, a cada uno de vosotros, que tengáis vuestro motivo de indignación. Es algo precioso. Cuando algo nos indigna, como a mí me indignó el nazismo, nos volvemos militantes, fuertes y comprometidos.
Volvemos a encontrarnos con esta corriente de la historia, y la gran corriente de la historia debe perseguirse por cada uno. Y esta corriente nos conduce a más justicia y libertad; pero no a la libertad incontrolada de la zorra en el gallinero. Estos derechos, recogidos en 1948 en un programa de la Declaración universal, son universales. Si conocéis a alguien que no los disfruta, compadecedlo, ayudadle a conseguirlos.”

(Indignaos (Indignez-vous), Stéphane Hessel, Ed. Destino)


En este enlace accede al libro en pdf, con prólogo de nuestro admirado José Luis Sampedro.

Un buen resumen en el reportaje que le dedicó TVE:

 
Más información:  Web del libro
Nuestro tema de examen sigue de actualidad: flickr
Entradas relacionadas:  Exámenes con sentido

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada