jueves, 1 de octubre de 2009

¿Pureza o libertad?

El avance de las nuevas tecnologías ha generado un aporte de nuevas palabras y términos, los cuales son imprescindibles para cada lenguaje técnico, especializado en cada ciencia concreta. La mayoría de estas palabras son anglicismos ya que provienen de un país con grandes avances tecnológicos. Estos tecnicismos y anglicismos generan problemas de comunicación, pues si el emisor y el receptor no comparten el mismo código es imposible transmitir el mensaje. Cada vez se da más este problema porque los anglicismos se usan en acciones habituales. Para muchas personas es un inconveniente, pero hay que pensar que el lenguaje cambia constantemente. Este cambio es necesario para evitar un estancamiento del mismo. Con el paso del tiempo las nuevas palabras las reconoceremos como habituales y nos acostumbraremos a su utilización. De esta forma nuestro lenguaje será más competitivo frente a un lenguaje puro.

Defender que un lenguaje no debe tener cambios es una confusión, ya que no solo crece cada día, sino que el avance tecnológico va ligado a un constante progreso del lenguaje.

Considero que son mayores las ventajas que ofrecen los anglicismos ante una minoría de desventajas, que fácilmente evitaríamos conociendo cada uno de los anglicismos y su significado. El número de palabras introducidas tiene que estar claramente justificado ya que, si no es así, en vez de favorecer nuestro código copiaríamos literalmente el anglosajón.
Adrián Crespo (2º Bachillerato)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada